Cerca de 800 profesionales de la salud ya han sido atendidos por el servicio de teleapoyo psicológico que presta la Fundación Galatea para afrontar los efectos de la crisis de la COVID-19

· Desde su entrada en funcionamiento, al inicio de la pandemia, una red de 48 psicólogos ha efectuado casi 3.000 intervenciones para tratar situaciones de angustia, estrés, sufrimiento emocional, agotamiento, etc.
· La mayoría de las consultas provienen de médicos (35%) y de profesionales de enfermería (34%). Las mujeres son, con diferencia, las que más se dirigen al servicio (86%)
· A partir del 1 de octubre se mantiene el servicio, con un nuevo horario: de lunes a viernes de 9h a 21h.

El servicio de teleapoyo que la Fundación Galatea ofrece a los profesionales del ámbito de la salud desde el inicio de la emergencia sanitaria originada por la pandemia de COVID-19 ha atendido, en este más de medio año, a 786 usuarios y ha efectuado 2.930 intervenciones (cerca de 4 intervenciones de media por cada usuario (3,8)). Los profesionales de todo el Estado han podido acceder a este servicio a través del teléfono 900 670 777 todos los días de la semana, en horario de 9 a 22 horas. A partir del 1 de octubre se mantiene el servicio con un nuevo horario: de lunes a viernes de 9h a 21h.

El objetivo es dar respuesta a preocupaciones y miedos de los profesionales, que se manifiestan a menudo con ansiedad, estrés, angustia e, incluso, depresión. Mediante este servicio telemático de amplia disponibilidad, se pretende proporcionar el acompañamiento que estos profesionales necesitan en unos momentos tan complejos. El servicio se ofrece por videoconferencia, con sesiones de entre 20 y 30 minutos, teniendo en cuenta que se trata de intervenciones psicológicas poco convencionales, dadas las circunstancias excepcionales.

El servicio de teleapoyo psicológico a disposición de los profesionales de la salud y del ámbito social ha contado con la financiación y el impulso de la Fundación Bancaria La Caixa y con la colaboración del Ministerio de Sanidad y de los Consejos Generales de Colegios de Médicos, de Enfermería y de Psicólogos, así como con el apoyo de Almirall, de la King Baudouin Foundation y del Ayuntamiento de Barcelona.

Médicos y personal de enfermería son los profesionales que más están utilizando el servicio y suponen el 35% y el 34%, respectivamente, de los usuarios. El personal auxiliar de enfermería representa el 12%; los educadores sociales y los trabajadores sociales, el 7%; los psicólogos, el 2%; los farmacéuticos, el 1% y los odontólogos, otro 1% (el resto corresponde a otros profesionales del sector). Las mujeres son la principales usuarias y suponen el 86% del total. Por otra parte, la media de edad del personal que solicita ayuda es de 43,25 años. La franja que acumula más consultas es la de 41 a 50 años (31%), seguida de la de 31 a 40 años (24%) y la de más de 50 (19%).

Desde el inicio de la emergencia sanitaria, los profesionales de la salud se están enfrentando a una situación excepcional, que genera una tensión emocional que sobrepasa, en mucho, la habitual. Éstos son algunos de los factores que han generado o que todavía generan más estrés en los profesionales:

· No están preparados para la realidad con la cual se encuentran.
· En un período muy breve, han cambiado sus parámetros de referencia.
· Los recursos materiales y profesionales, así como las posibilidades terapéuticas son limitados.
· La toma de decisiones complejas es más frecuente
· Riesgo de contagio, de aislamiento o cuarentena (propio y de personas cercanas).
· Falta de material de protección para evitar el contagio.
· Cambios de rol, de equipos, de lugar de trabajo.
· Gran incertidumbre sobre la evolución de la situación y de sus consecuencias en todos los ámbitos de la sociedad.
· Intensa tensión emocional, acompañada de sentimientos de impotencia y malestar.
· Gestión compleja de la muerte de los pacientes.

Intervenciones con equipos

Además del servicio de teleapoyo individual dirigido a los profesionales, la Fundación Galatea también ha puesto a disposición de los equipos asistenciales un programa de intervenciones diseñadas para grupos, en el cual ya han participado más de 700 profesionales de diversos centros. Con la pandemia, muchos equipos asistenciales se han roto, se han tenido que redistribuir profesionales en función de las necesidades, se han producido cambios de funciones, cambios de espacios de trabajo, nuevas incorporaciones, etc. Es por ello, que la iniciativa de la Fundación Galatea parte del planteamiento de que la repercusión de la emergencia y de la crisis actuales no afecta tan solo de manera individual a los profesionales, sino que se produce también una afectación colectiva, en medio de un escenario de incertidumbre, que hace que sea necesario un trabajo grupal de recomposición.