Recomanacions

Recomendaciones para la vuelta a la nueva normalidad en profesionales de la salud

 

No olvides que toda adaptación es un proceso. Date tiempo para aprender sobre esta nueva situación, para cicatrizar, para afrontar los duelos y para lidiar con las situaciones difíciles que puedan surgir en tu vida personal, familiar, relacional o laboral.

 

Ona cosa importante a recordar es que, a pesar de que no hay fórmulas mágicas, hay cosas que SI sabemos y podemos hacer. Tenemos conocimientos, experiencia, habilidades, protocolos que nos ayudan. No lo tenemos fácil, pero no estamos indefensos.

 

Recupera aquellas experiencias satisfactorias que has re-descubierto durante el confinamiento. Y desconecta o, mejor dicho, conecta con todo aquello que desees experimentar durante el día y que no guarde relación con la crisis producida por el COVID-19. Es especialmente importante hacer esto durante la jornada laboral, ya que ese sigue siendo tu puesto de trabajo y tú sigues siendo el mismo profesional.

 

Mantén el contacto con tus compañeros y compañeras de trabajo. En caso de trabajar de forma autónoma, contacta con profesionales de tu mismo sector. Compartir con ellos experiencias, dudas, formas de actuar y emociones puede resultar un importante factor protector para tu salud.

 

Asegúrate de tener tiempo para ti y para los tuyos. Es posible que en la nueva “normalidad” no tengas tanto tiempo libre, o bien que ahora ellos y ellas sean quienes no disponen de ese tiempo. En cualquier caso, sigues teniendo una vida y es importante cuidarte y cuidar a tu familia y amigos.

 

Las herramientas para adaptarse a la nueva situación son muchas y pueden encontrarse tanto en nuestro interior como en fuentes externas. Busca aquellas que más se adecúen a tu persona y ponlas en práctica. Puedes consultar algunas en nuestra caja de recursos.

 

Identifica y pon nombre a tus emociones en los diferentes momentos de tu actividad. A lo largo de la jornada pueden aparecer sensaciones incómodas, es normal que, a veces, aparezcan emociones que pueden no ser agradables, pero son una alerta al servicio del proceso de adaptación.

 

Desde que la crisis por el COVID-19 se introdujo en nuestras vidas, se han manifestado muchísimos nuevos conocimientos y tecnologías aplicables en el día a día como la telemedicina. Han venido para quedarse y convivir con la nueva situación. Ponlos a tu servicio y no olvides que son un medio, no un fin, para mejorar nuestra forma de vivir y trabajar.

 

Acepta que nuestro sistema de salud está, al igual que tú, en un proceso de adaptación. Es cierto que ha de dar respuesta a cualquier carencia detectada, pero al encontrarse en una situación tan novedosa es normal que existan algunos desajustes. Da tu opinión, propón cambios en tu organización para mejorar vuestras condiciones, implícate en las mejoras y participa en aquellos espacios que se te propongan. Es un momento de reto para la inteligencia colectiva.

 

Durante el día, presta también atención a los síntomas y señales de malestar. Dada la situación de la que venimos, es normal experimentar sensaciones desagradables y hemos de aceptar que tenemos limitaciones. Si alguna emoción te sobrepasa o te limita en tu día a día, pide ayuda profesional.

 


Recordad que la Misión de la Fundación Galatea es cuidar la salud mental y el bienestar de los profesionales de la salud. Con la rapidez de respuesta y confidencialidad, podemos orientar y ayudaros en momentos difíciles.

 

La Fundació Galatea agradece la participación de los profesionales que han colaborado en la redacción de este documento.

Ver el grup de trabajo