Actualidad

La Fundación

La salud de los médicos residentes: cuidar y cuidarse también en tiempos de pandemia

MIR 2021

Estos días sois muchos los residentes que os estáis incorporando a vuestros nuevos puestos de trabajo. Empezáis una etapa profesional muy intensa y emocionante, llena de retos y experiencias que os enriquecerán profesional y personalmente. Desde Fundación Galatea consideramos que la profesión de médico es fascinante, pero debéis saber que su ejercicio tiene una serie de riesgos psicosociales que pueden incidir en vuestra salud emocional. Es necesario que los conozcais para aprender a cuidaros y poder cuidar a vuestro entorno más próximo.

El director de Fundación Galatea, Antoni Calvo, participó en la Bienvenida MIR 2021 organizada por la Sección de Médicos MIR y Médicos Jóvenes del CoMB, para contaros cómo vivir esta etapa de forma positiva y saludable.

¿Qué debéis saber ahora que iniciáis la residencia?

Como os hemos explicado, la residencia es una etapa llena de aprendizajes en la que vuestro rol como profesionales os exigirá responsabilidad y rigor. Durante esta etapa,

  • Adquiriréis habilidades técnicas.
  • Aprenderéis a trabajar en equipos interdisciplinarios. Todo el mundo debe encontrar su lugar dentro del equipo, por eso os recomendamos que tengáis siempre una actitud muy abierta y proactiva.
  • Os tendréis que mover en un sistema de salud complejo, que actualmente está muy tensionado. Dentro de este sistema encontraréis jerarquías diversas que deberéis identificar y entender cómo funcionan. También encontraréis perfiles profesionales que serán referentes para vosotros: jefes de servicio, tutores, otros compañeros residentes, etc. Este sistema de salud es un sistema relacional en el que tendréis que convivir con enfermos, familiares de enfermos, compañeros del equipo interdisciplinario, otros profesionales de la salud y profesionales de otras disciplinas. Debéis estar preparados y con una actitud muy flexible y adaptativa.
  • Desarrollaréis habilidades comunicativas y relacionales, como la empatía, la capacidad de adaptación, la humildad o la autoestima. Parecen obvias, pero a medida que uno se adentra en el sistema y en su día a día, las deberá tener muy presentes.

Los profesionales de la salud tienen más riesgo de sufrir problemas de salud mental

Desde Fundación Galatea hemos realizado muchos estudios que afirman que los profesionales de la salud tienen más probabilidades de sufrir problemas de salud mental que la población en general. Además, a lo largo de estos años, ha incrementado el número de médicos MIR que hemos atendido en el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME). De hecho, el 32% de los casos corresponden a residentes de primer año. El tipo de demanda de los profesionales en periodo de formación ha sido la siguiente: 91% trastornos mentales, 3% enolismo, 6% otras sustancias.

Desde el Servicio de Teleapoyo Psicológico, que pusimos en marcha a raíz de la pandemia en marzo de 2020, hemos atendido a más de 1500 profesionales. El 38% han sido médicos/as, y de éstos, el 20%, médicos MIR con sintomatología reactiva (miedo, ansiedad, depresión, insomnio, rabia) vinculada al contexto de la COVID-19.

Hay que encontrar el equilibrio entre las habilidades técnicas y las emocionales

Como explicó Toni Calvo en la Bienvenida MIR 2021, hay que encontrar un buen equilibrio entre competencias técnicas, autoconocimiento, habilidades de gestión emocional y de comunicación médico-paciente. Es decir, es una buena combinación de saber, saber hacer, saber ser y saber estar.

Todas estas competencias se pueden adquirir y desarrollar. Por ello, encontraréis formaciones específicas tanto en la Fundación Galatea como el Instituto de Formación Médica y Liderazgo (IFMiL).

Me cuido para cuidar

A continuación, os compartimos nueve recomendaciones que pueden ser un buen punto de partida para empezar a cuidarse:

  1. Hay que ser consciente de la necesidad de cuidarse.
  2. Es importante el autoconocimiento. Para poder mejorar debemos saber cuáles son nuestras virtudes y nuestros límites.
  3. Todo el mundo es vulnerable. La conciencia de vulnerabilidad nos hace fuertes y nos predispone a tener una actitud activa y flexible para poder avanzar.
  4. Hay que crear inercias relacionales positivas. El equipo de trabajo es un factor muy importante. Si lo cuidamos, también nos cuidará y nos protegerá, ya que la salud individual está conectada con la salud del equipo.
  5. Hay que encontrar espacios de descompresión emocional que nos permitan descansar para volver al trabajo en las mejores condiciones: "salir para volver a entrar".
  6. Hay que evitar la híper responsabilización y la culpa: "quien hace lo que puede, no está obligado a más" y eso no quiere decir ni renuncia ni despreocupación.
  7. En circunstancias adversas, hay que evitar el diálogo tóxico con uno mismo y con los demás, ya que tiende a retroalimentarse.
  8. Pensemos con lógica de presente más que con lógica de futuro. En estos momentos adelantarnos al futuro, cuando está tan cargado de incertidumbre, nos puede generar ansiedad.
  9. Cuidarse no es una opción, es un imperativo ético y deontológico.

Si en algún momento crees que necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Cuando te dedicas a cuidar a los demás, es bueno saber que tú también tienes quien te cuide.

Más información

Compartir:

2021 © Fundació Galatea. Todos los derechos reservados.